sábado, 17 de noviembre de 2012

Pan de especias (piernik) con mermelada

Pan de especias (piernik) con mermelada

Porción de piernik


Esta es otra forma distinta de hacer el pan de especias. Tiene un sabor más intenso donde se distingue bastante la miel y el aroma de las especias. Espero que lo disfrutéis.

Ingredientes para la masa:
  • 3 yemas
  • 1/2 vaso de azúcar (mejor si es moreno)
  • 200 gr. de mantequilla
  • 150 ml de miel
  • 3 vasos de harina
  • 5 cucharadas soperas de leche
  • 1 cucharada de postre de bicarbonato sódico
  • 3 cucharadas de café de canela molida
  • 2 cucharadas de café de clavos molidos
  • 1/2 cucharada de café de cardamomo molido
  • 1/2 cucharada de café de jenjibre molido
  • 1/4 de cucharada de café de nuez de moscada molida
 Ingredientes para el relleno:
  • 1 bote de mermelada (la que mejor le va es la de ciruela)

Ingredientes para la cobertura:
  • 100g de chocolate puro
  • 100ml de nata mínimo 30% MG
Elaboración:

1) Batimos las yemas con azúcar y vamos añadiendo poco a poco mantequilla y los demás ingredientes de la masa. Lo mezclamos todo bien.

2) Lo tapamos con un paño de cocina y lo dejamos entre 12-24h en el frigorífico.

3) Echamos la masa en 2 moldes alargados (yo uso unos de 28X12X8 cm) previamente cubiertos de papel de hornear. Es un poco difícil porque esta masa se suele pegar a la cuchara, pero no tiene importancia si no queda perfectamente extendida, al crecer se igualará.

4) Horneamos entre 40-45 minutos en 175ºC.
Podemos comprobar si está hecho pinchando el bizcocho con un palillo de madera, tiene que salir seco.

5) Cuando se enfríe, cortamos ambas partes por la mitad longitudinal. Al final tendremos 4 partes iguales que serán las 4 capas.

6) Ponemos las 4 partes una encima de otra, extendiendo entre ellas una capa fina de mermelada. Tras poner cada capa presionamos para que se queden bien pegadas.

7) Calentamos en un cazo, la nata y aparte fundimos chocolate en el microondas o al baño María. Los juntamos y mezclamos a fuego lento para conseguir la textura suave y brillante.

8) Lo echamos por encima del bizcocho para que quede todo bien cubierto (por encima y los lados también).

Recién hecho, este bizcocho suele estar un poco duro, pero si lo dejamos reposar un día se reblandece y está perfecto para consumir y no se vuelve a endurecer.
¡¡Buen provecho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada